Ante una lesión, ¿qué me pongo, frío o calor?

APLICACIÓN DE FRÍO

Debemos aplicar frío en situaciones en las que la lesión acaba de producirse o durante la fase inflamatoria (como mucho durante las primeras 48-72h después de una lesión) para que los vasos sanguíneos se contraigan, se cierren y baje la temperatura a nivel local.

Esto mismo hace que al haber menos aporte sanguíneo (los vasos de cierran con el frío), disminuya la respuesta inflamatoria que hace que la zona se hinche, además, el frío tiene también un efecto sedante que hará que el dolor disminuya.

¿Cuándo me pongo frío?

  • En esguinces, torceduras, golpes, luxaciones, fracturas, tendinitis, rotura de fibras… Pero siempre dentro de las 48-72h después de sufrir la lesión.
  • Es recomendable aplicar frío varias veces al día un máximo de 10 minutos, dejando descansar la zona mínimo 2 horas. ¡Pero cuidado! No superes nunca los 40 min, anteriormente os hemos recomendado 10 min, con ese tiempo es suficiente.
  • Es importante que siempre se ponga una tela o una toalla para evitar el contacto directo del hielo con la piel, ya que esto podría provocar quemaduras.

¿Cuándo no se debe poner frío? 

  • En personas alérgicas al frío, que llegan a tener reacciones en la piel graves si lo utilizan.
  • En casos de vasoespasmos, problemas circulatorios o problemas cardíacos graves diagnosticados.
  • Antes de hacer ejercicio ya que el frío crea un efecto sedante que puede provocar que nos lesionemos sin darnos cuenta y, además, al disminuir la temperatura, el tejido pierde elasticidad y fuerza.
  • Después del período de inflamación aguda, es decir, después de las primeras 72h de producirse la lesión ya que retrasaríamos el tiempo y la calidad de reparación del tejido dañado.

APLICACIÓN DE CALOR

Aplicamos calor cuando ya hemos pasado la fase aguda inflamatoria (72h de la lesión) porque el calor abre/dilata los vasos sanguíneos con lo cual, facilita la circulación y ayuda a recuperar la movilidad muscular y articular.

Hay diferentes métodos de aplicación de calor: sacos de semillas, mantas eléctricas, lámparas de infrarrojos…

¿Cuándo me pongo calor?

  • Pasadas las primeras 72h después de la lesión.
  • Contracturas, lesiones por esfuerzo, mala postura, rigidez, antes de entrenar (para aumentar la flexibilidad y evitar lesiones)…

¿Cuándo no se debe poner calor?

  • Si la zona está caliente, roja e hinchada.
  • Durante los tres primeros días tras un golpe, esguince o fractura (ya que entonces la inflamación aún está presente, ya sabemos que ahí tenemos que aplicarnos frío).
  • En casos de alteración de la sensibilidad (cuidado por el riesgo de quemaduras).
  • Procesos infecciosos, cardiopatías descompensadas, ni en caso de alteraciones de la tensión arterial como en hipotensión grave.
  • Es recomendable aplicar calor durante un máximo de 20 minutos varias veces al día, dejando descansar la zona. Tenemos que notar un calor intenso, pero agradable y debemos revisar la zona para comprobar que no se han producido quemaduras.
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close